Tribunal de Deshonor

Doble traición al sentido de la decadencia


En la edición del pasado lunes 11 de marzo de 2013  Dina Fernández publico en su columna en el Diario De Circulación Nacional “Nuestro Diario” da su opinion sobre  el perdon que dio e tribunal de honor de la CDAG  a los 3 jugadores tachados de amaño.

Por Dina Fernández

dfernand[email protected]

Tribunal de Honor de la Confederación Deportiva Autónoma de Guatemala (CDAG) decidió la semana pasada, por sí y ante sí, levantar la sanción impuesta a los tres futbolistas acusados de amañar partidos de la Selección Nacional: Guillermo el “Pando” Ramírez, Gustavo Cabrera y Yony Flore

El mensaje que estos señores han enviado al país entero no solo a los aficionados del futbol, es una bofetada monumental a la decencia y a cualquier esperanza de cambio que podamos tener de limpiar a esta sociedad de corruptos.

Con esta resolución, este Tribunal del Deshonor le ha dado un espaldarazo a todo cuanto hay de odioso en el sistema inmundo Y torcido que nos gobierna, donde el que hace trampa, el que viola las normas, el que no cumple, el que roba, el que traiciona, se sale con la suya y nos restriega en la cara esa victoria absurda mientras ríe a carcajadas.

La infamia cometida por los jugadores que vendieron partidos de la Selección ante Sudáfrica y ante Costa Rica a la mafia internacional de apostadores es imperdonable. Estos señores le robaron a la nación entera la ilusión, los sueños y la esperanza. Por codicia y pinche ambición personal deshonraron al país y se burlaron de su gente.

Es como si los tres acusados se hubieran orinado sobre la bandera y sobre la afición y en vez de salir castigados por la afrenta insolente, se les da una palmadita en la espalda y se les dice que no es grave, que sigan adelante. Que lo hagan otra vez.

Y después nos preguntarnos por qué todo parece funcionar al revés en este país nuestro, donde los villanos salen triunfantes.

La determinación de este Tribunal del Deshonor nos ha traicionado por segunda vez, pero a diferencia de los jugadores, que lo hicieron por la espalda, estos nos apuñalaron de frente. ¿Hasta cuándo permitiremos esta locura?